viernes, 3 de agosto de 2007

El Amor incondicional

“Aunque mis ojos están ciegos por las pasiones y no veo la luz brillante que me abraza, la Gran Compasión nunca se cansa, siempre está echando su luz sobre mí”

Shinran Shonin*

*Reformador religioso japonés del siglo XIII, fundador del Budismo Shin.



Al comenzar cualquier camino espiritual necesitamos, primeramente, superar la imagen negativa que tenemos de la vida y de nosotros mismos. Sólo así desaparecerán los obstáculos que nos impiden cultivar el amor incondicional .

Estas palabras de Shinran Shonin, nos invitan a cambiar nuestra visión del mundo. El Universo es como una Gran Madre que, en todo momento, protege al alma y le ofrece lo que necesita para crecer.

Démosle una oportunidad al Amor para que sea el protagonista y la motivación principal de nuestras vidas.
Ofrezcámoslo incondicionalmente a todos los seres, igual que la flor ofrece su perfume o el Sol su luz.

Los místicos de todas las tradiciones perciben el mundo como los esponsales entre la materia y el espíritu (o si lo preferís entre el cuerpo y las capacidades innatas de nuestra mente). Según ellos, todo lo que nos rodea es fruto del Amor y eso hace que estemos, tarde o temprano, "condenados" ...a la Felicidad.