jueves, 6 de mayo de 2010

Mi exposición "Alma Mudéjar".



Desde el 30 de abril hasta el 13 de mayo podrán contemplar mi obra aquellos que visiten el Museo Arqueológico de Úbeda. En esta entrada os presento el texto del catálogo de esta muestra, a la cual he titulado "Alma Mudéjar":
.....
La exposición Alma mudéjar nace con la intención de ser un canto de paz que muestre sus raíces comunes a los pueblos de las dos orillas del Mediterráneo. Reflejados en los dibujos, desfilan, ante nuestra mirada, elementos decorativos íberos y bereberes, formas clásicas y renacentistas, diseños geométricos árabes y mudéjares, escritura aljamiada…

La pintura es el medio que me ayuda a explorar los estados profundos de conciencia descritos por los místicos de diversas épocas y tradiciones. Esa es la principal razón de que encontréis en mi obra continuas referencias a San Juan de la Cruz, Ibn al-Árabi o la filosofía budista.

La protagonista de estos dibujos es una enigmática figura femenina, que se adentra en sí misma para emprender el viaje, a través de la “noche oscura”, que la llevará al encuentro del Amado, su naturaleza divina, con el que acabará fundiéndose en un eterno abrazo.


Juan Miguel Bueno Montilla, 19 de abril de 2010
...........

Para ver más imagenes de la exposición puedes entrar en el siguiente enlace:

http://www.flickr.com/photos/oronte/sets/72157600303488289/

También puedes leer el artículo que el artista ubetense Nono Granero ha escrito sobre la exposición entrando en el siguiente enlace:

jueves, 17 de diciembre de 2009

Pintando en la finca del Gurullón


Durante la primera mitad del mes de diciembre, he tenido la oportunidad de visitar la última exposición del pintor giennense Manuel Kayser Zapata , titulada Pintando en la finca del Gurullón. Me gustaría, a través de este escrito, compartir con vosotros la experiencia de contemplar estos cuadros.


Manuel Kayser es un artista de sólida formación. Buen conocedor del oficio de pintor, su estilo prescinde de cualquier artificio innecesario; todo aparece representado sin detalles, a partir de un segundo, de un tercer plano. Esta huida intencionada de la nitidez convierte a cada cuadro en puerta de entrada al mundo de lo onírico. Aunque el soporte es figurativo lo importante no es tanto pintar la realidad, como representar lo que hay más allá de ella; conectar con la realidad espiritual que hay más allá de la apariencia de las cosas.

Cada uno de sus cuadros es un acto de amor, de comunión con el entorno. El pintor se convierte en un intermediario entre dos mundos, que guía a nuestra alma para que ésta sepa leer en el corazón de las cosas y entre en conexión con esa otra realidad aparte, secreta, divina, que encierra todo cuanto nos rodea. Cada planta, cada flor, cada surco en la tierra se convierten en un remanso de paz, en alimento para nuestro espíritu. Desnudos de equipaje y embriagados en un eterno presente, contemplamos a través de estas pinturas el alma de las tierras de Jaén para fundirnos con ella.

A veces el pintor araña y rasga el soporte como si quisiera dejar al descubierto los secretos que hay más allá de las formas, lo que da idea de la pasión del proceso creativo. Una pasión que es amorosa, compensada, como está, por la dulzura de las formas y el silencio del color.

Mientras observo los cuadros de Manuel Kayser, me viene a la memoria lo que me explicaba, hace ya muchos años, uno de mis maestros, el pintor tosiriano José López Arjona: “el buen pintor no es necesariamente aquel que dibuja con la máxima perfección un ramo de flores, pues el resultado puede llegar a ser de tal frialdad que cree una barrera entre el espectador y la obra; sino el que con unos trazos y unas manchas, aunque sean aparentemente informes, consigue que éstas puedan evocar el aroma de aquellas plantas sólo con mirarlas”.
.....

....


........

miércoles, 13 de agosto de 2008

Aquellos ilustradores...

... .....
La Odisea, Mitos y leyendas, El espejo de Narciso, Los viajes de Marco Polo... Son libros que conocí cuando tenía 10 años de la mano de mi padre, que, como profesor de 5º de EGB, aquel año (1977) nos propuso la lectura de algunos de ellos con el fin de incentivar nuestro aprendizaje. Después seguí con los de la biblioteca municipal de mi pueblo, Porcuna. Estos libros fueron para muchos niños de mi generación los primeros pasos para conocer los antiguos mitos del mediterraneo, las leyendas medievales, el primer contacto con los misterios del lejano oriente…Estaban ilustrados por dibujantes que desarrollaron la parte más significativa de sus obras en torno a las décadas de los años 50 y 60: Alice y Martin Provensen, Eduardo Santonja, Lorenzo Goñi, Adan Ferrer, José Bort… En mi trabajo de pintor, son ahora un modelo a seguir, especialmente los Provensen y Lorenzo Goñi, magnífico dibujante, natural de Jaén, del que tuve ocasión, diez años más tarde, de ver una excelente exposición restrospectiva. Creo que, en cierto sentido, me ha ocurrido algo parecido a la historia que narra Paulo Coelho en su libro “el Alquimista”; después de irme lejos a cursar estudios de arte durante tanto tiempo y recorrer museos de distintos países, descubro que el estilo de dibujo que realmente me llena lo tenía desde siempre allí, delante de mis ojos, en los libros de la humilde biblioteca municipal de un pueblo de la campiña andaluza. ....

Alice y Martin Provensen, ilustración de "The First Noel"

....
Eduardo Santonja, ilustración de "Vidas Paralelas. Alejandro-Julio César", Ed. Aguilar, 1962.

..
. Adán Ferrer , ilustración de "El espejo de Narciso", Ed. Doncel 1969.
........
Lorenzo Goñi, ilustración para "Glimpses of Spain". Altamira, Madrid, 1953.

viernes, 28 de marzo de 2008

El Arte Greco-búdico (Arte de Gandhara)

.

En el budismo primitivo, representar la figura de Buda era un tabú, así que en las pinturas y relieves donde Éste debía de aparecer , su figura se sustituía por símbolos como las huellas de sus pies, un parasol, etc. Las primeras estatuas de Buda no fueron realizadas por orientales, sino por talleres de artistas griegos que emigraron a tierras de Pakistán y Afganistán tras las conquistas territoriales llevadas a cabo por Alejandro Magno. Este estilo artístico, que se desarrolla entre los siglos IV antes de Cristo y V de nuestra era, sienta las bases de lo que va a ser la escultura budista que se realizará desde Afganistán hasta Japón. Es posible que a quienes vean las tradiciones orientales y el budismo como algo nuevo, ajeno a occidente, les pueda sorprender que hace dos mil años los Dioses del Olimpo y los Budas y Bodisatvas de oriente eran representados en un mismo estilo artístico de origen europeo: el helenístico. El Arte Greco-búdico o Arte de Gandhara floreció durante muchos siglos a lo largo de la Ruta de la Seda. Aún hoy, después de tanto tiempo, nos sigue sorprendiendo la dulzura y la paz que emanan de estas estatuas.








jueves, 7 de febrero de 2008

La Tierra Pura

Aquí está la Tierra Pura
la Tierra Pura está aquí,
sonrío con plena atención
y vivo en el momento presente.
El Buda se aprecia en una hoja otoñal,
el Dharma es una nube flotando,
el cuerpo de la Sangha se halla por doquier,
mi verdadero hogar está aquí.

Inspirando,
las flores se abren;
espirando,
soy consciente
del bambú meciéndose.
Mi mente es libre
y gozo de cada momento.


Poema del monje vietnamita Thich Nhat Hanh


Thich Nhat Hanh nos explica en este poema como más allá de nuestros deseos y nuestros temores, vivir con plena atención el momento presente es el camino a través del cual podemos conectar con nuestra paz interior. Así es como para un sencillo monje Zen, el mundo se convierte en un paraíso (la Tierra Pura de Sukhavati).
Es la misma enseñanza que los occidentales encontramos en obras como "El alquimista", de Paulo Coelho, donde el protagonista, después de recorrer el mundo buscando un tesoro, acaba hallándolo en el lugar donde siempre había vivido; o también en la filosofía de los kabalistas: "Los hombres piensan que el paraíso está en el cielo, pero los ángeles saben que el paraíso está en la tierra".
Os recomiendo un libro: Nuestro verdadero hogar. El camino hacia la Tierra Pura, escrito por Thich Nhat Hanh, publicado en castellano por Ediciones Oniro, http://www.edicionesoniro.com/

martes, 8 de enero de 2008

La felicidad

El otro día vi
a un rico
de pie en la puerta del templo.
Tendía sus manos
llenas de piedras preciosas
a todos los transeúntes, diciendo:
-Tened compasión,
tomad de mí estas joyas.
Me han puesto el alma enferma
y me han endurecido el corazón:
piedad, tened piedad,
tomadlas,
haced que me cure.
Pero nadie le hacía caso.

Poema titulado Miseria, escrito por el pintor y poeta libanés Yibran Jalil Yibran



No hay duda de que un hombre verdaderamente sabio es un hombre feliz. La auténtica felicidad, la duradera, no está en tener muchas posesiones o en hacer grandes cosas. Está aquí y ahora, en el momento presente y tampoco hay que actuar de forma especial para encontrarla, sólo saber que está ahí, desde siempre, esperando en nuestro corazón. Hallarla en nuestro interior de forma continua equilibrará la relación con nuestro entorno y nos enseñará a maravillarnos ante el milagro que encierran las pequeñas cosas de la vida.

sábado, 1 de diciembre de 2007

La mente

Olvido de lo creado
Recuerdo del creador
Atención a lo interior
Y estarse amando al amado



San Juan de la Cruz, místico español del siglo XVI



Los tibetanos se señalan el corazón cuando hablan de la mente. (En Occidente la mayoría señalaríamos la cabeza). El desarrollo de la mente sólo es posible si miramos hacia el interior de nosotros mismos. Y ¿qué podemos descubrir así? Pues preguntemos de nuevo a los tibetanos, que dándonos una inyección de autoestima la definen como algo amplio, limpio, claro y luminoso. No nos estamos refiriendo a la mente de los santos, sino a la de todos nosotros, a la de la gente “normal”.

La mente es indestructible. En el Tibet su nombre es dorye, que significa diamante indestructible. Por muy malvados que seamos o por muy dormida que esté nuestra conciencia, siempre está ahí, latente, esperando su oportunidad de despertar. En Oriente es famosa la historia de Angulimala, el feroz bandido que terminó convirtiéndose en un piadoso monje.

La mente es la maravilla* que todos guardamos en nuestro interior. Algunos lo llaman niño interior, maestro interior, Dios, esencia, alma , Buda interno... todas estas expresiones sirven para definir el posible desarrollo de nuestra capacidad de amar incondicionalmente… San Juan de la Cruz dice en uno de los versos del Cántico espiritual… “Mi alma se ha empleado/ y todo mi caudal en su servicio/ ya no guardo ganado/ ni ya tengo otro oficio/ que ya sólo en amar es mi ejercicio”.

*Si podéis , leeros el libro Maravilla de Enrique Barrios