martes, 8 de enero de 2008

La felicidad

El otro día vi
a un rico
de pie en la puerta del templo.
Tendía sus manos
llenas de piedras preciosas
a todos los transeúntes, diciendo:
-Tened compasión,
tomad de mí estas joyas.
Me han puesto el alma enferma
y me han endurecido el corazón:
piedad, tened piedad,
tomadlas,
haced que me cure.
Pero nadie le hacía caso.

Poema titulado Miseria, escrito por el pintor y poeta libanés Yibran Jalil Yibran



No hay duda de que un hombre verdaderamente sabio es un hombre feliz. La auténtica felicidad, la duradera, no está en tener muchas posesiones o en hacer grandes cosas. Está aquí y ahora, en el momento presente y tampoco hay que actuar de forma especial para encontrarla, sólo saber que está ahí, desde siempre, esperando en nuestro corazón. Hallarla en nuestro interior de forma continua equilibrará la relación con nuestro entorno y nos enseñará a maravillarnos ante el milagro que encierran las pequeñas cosas de la vida.